Libro ?… what Book ?

8 11 2007

Hace tiempo que no escribo, parece que la inspiración aparece cuando quiere y me parece que ha estado algo distraida… Pero en fín, con la mente en blanco intentaré escribir algo.

La luz de la luna inudaba la oscura y tetrica habitación de Frank, la radio de su mesilla derramaba una melancólica melodía de soul, mientras él apuraba un cigarrillo sentado en el borde de la cama, era el preambulo cotidiano antes de sumergirse en sus miedos. Hoy no había whisky y eso le fastidaba bastante, pero como él decía, cuando no hay.. no hay, y no le gustaba mendigarle favores al tendero del colmado de la esquina.

Era muy tarde, la radio anunciaba el cierre y Frank apagaba el último cigarrillo antes de acostarse, cuando empezó a sonar el teléfono, Al principio pensó en no cogerlo y dejó que sonase, hoy no estaba para nadie, no estaba de humor, pero ante la visión de sus miedos latentes siempres a la hora de dormir pensó -que demonios- y descolgó el telefono.

Detective Frank, digame- espetó al interlocutor, y una voz femenina y sensual salió del auricular erizandole los pelillos de la nuca, le era familiar, aunque a esas horas no le podía poner ni nombre ni cara a esa voz. ¿Sr. Frank ?, inquirió la intrigante voz, y el contestó con una imperceptible si. -¿es el detective Frank Ackerman?- si, contestó de nuevo. Tengo un trabajo para Ud., si es que está ud disponible…- si lo estoy – contestó él, pero cuando la mujer iba a continuar hablando, éste la interrumpió y con mala gana le dijo: – digame de que se trata -.. Entonces la mujer le emplazó para verlo al día siguiente en el 5-stars, que estaba no más de 4 manzanas de su maloliente edificio, Ahora no puedo hablar- continuó… mañana a las 10.00 en el 5. -LLeve dinero señrita, cobro 1 semana por adelantado, 40$ la hora más gastos…- le comentó Frnak, impacientandose por la misteriosa conversación. La mujer se despidió con un -hasta mañana- muy seco y a continuación colgó..

Frank se quedó de pié, sin saber que hacer, con el auricular en la mano, intentando ubicar aquella misteriosa voz y preguntandose como había aceptado aquel trabajo sin nisiquera saber de que se trataba ni de cuanto tiempo le tomaría. Él, que meditaba todos y cada uno de sus trabajos, midiendo su implicación el ellos y conociendo cada dce talle de los mismos, se había lanzado de cabeza a algo que no sabía en lo que acabaría. mmm- musitó en voz baja, esto no va a ser nada bueno- y mientras desistía de urgar en su mente algún recuerdo relacionado con la voz misteriosa, colgó el auricular y lentamente se recostó y se quedó dormido.

Bueno, parece que me he decidido a ponerle apellido a nuestro detective y a encargarle un trabajito, no se si será el principal o una pequeña chapucilla, para ver como va trabajando este detective.

Hasta la próxima.


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: